Archivo de la categoría: En los medios

Programa de Radio Exterior de España donde varias mujeres presidentas, directivas y empresarias se plantean interrogantes sobre el teletrabajo en el contexto actual motivado por la expansión del coronavirus, durante unas jornadas de trabajo organizadas por la Fundación Woman Forward, que impulsa el liderazgo femenino en las organizaciones. Intervenciones de Rita Gasalla, CEO de Galöw, en los minutos 7:29 y 14:17  

Teletrabajo - A golpe de bit - Radio exterior de España

La NASA identificó hasta 107 compuestos orgánicos volátiles (COV) dentro de la primera estación espacial, Skylab. Estos COVs (agentes irritantes conocidos y potenciales carcinógenos), liberados por los materiales sintéticos con los que había sido construida la estación espacial, representaban un serio riesgo para la salud de los astronautas que iban a estar en la estación largos periodos de tiempo. No había posibilidad de renovar el aire en unas cápsulas estancas ventilando como se hace en los edificios. Había que eliminar tanto las toxinas del aire que iban a ir generando los materiales de la nave, así como el CO2 que iban generando los astronautas en el día a día con su respiración para evitar que el aire acabara siendo mortal. Hicieron una investigación que concluyó con el informe “clean Air Study” . Sus resultados sugirieron que algunas plantas de interior, además de absorber dióxido de carbono y liberar oxígeno en la fotosíntesis, limpian el aire de toxinas como benceno, formaldehido y el tricloroetileno y el óxido de nitrógeno. Esta es una buena razón para tener plantas dentro de los espacios cerrados, en los que nos pasamos de promedio el 90% de nuestra vida. Podemos mitigar con ellas el síndrome del edificio enfermo, un problema de los edificios que perjudica nuestra salud y que la OMS estima que afecta al 30% de los edificios modernos. En contra de lo que se creía antes, también podemos colocarlas en los dormitorios, ya que a oscuras, una planta de tamaño medio en una maceta, puede consumir el 0,1% del oxígeno disponible en una habitación de tamaño medio. Si compartimos la habitación con una mascota o con una persona, cualquiera de ellos consumirían veinte o treinta veces más oxígeno que una planta. En estudios posteriores, la NASA recomendó cinco tipos de plantas fáciles de conseguir, muy eficientes para purificar el aire de los espacios cerrados: El Poto, el Ficus, la Espada de San Jorge, el Espatifilo y la Palmera de bambú (Raphis excelsa). Hoy disponemos de una mutación de un poto, un superpoto que es más de tres veces más eficiente que el poto común limpiando el aire de toxinas. No me he vuelto una defensora de las mutaciones inducidas en las plantas, pero en este caso, podemos disfrutar del las ventajas ya que no hay problema de que afecte a la especie natural, dado que el poto, al no florecer, no puede propagarse por el polen a través del aire. Introducir la naturaleza a través de plantas vivas en el interior de los edificios, además producir oxígeno y absorber dióxido de carbono y tóxicos del aire, produce los efectos benéficos de la biofilia. En los espacios de trabajo, hay unos beneficios incontestables al incorporar la naturaleza y al uso de criterios biofílicos en el diseño arquitectónico, dado que además de mejorar la calidad del aire, su visión y cercanía mejoran el bienestar físico y emocional las personas y hace que sean más creativas, productivas y felices en el trabajo. Por estos motivos, debería ser una premisa irrenunciable para todas las empresas que se incorporen las plantas en el diseños de sus espacios de trabajo.

Publicado originalmente en Elle Decor, el 07/02/2020:  https://www.elledecor.com/es/decoracion/a30791596/plantas-interiores-purificar-aire-biofilia-dormitorios/

Expansion, artículo sobre Arquitectura Saludable, Rita Gasalla

«La salud y el bienestar serán la próxima industria trimillonaria y la arquitectura contribuirá a ello». Rita Gasalla está segura de que esta afirmación que hacen muchos expertos cambiará el mercado, pero lejos de mostrarse preocupada la arquitecta ha decidido especializarse en arquitectura saludable. Pero, ¿qué significa esto?

«Pasamos alrededor del 90% de nuestra vida en espacios cerrados. Aumentan las enfermedades derivadas del sedentarismo y diversos problemas respiratorios, incluso emocionales, guardan una relación directa con las construcciones que nos rodean. Sabemos, por ejemplo, que apostar por la salud en entornos laborales mejora la concentración y el rendimiento, reduce el absentismo y ayuda a retener el talento. Por eso se empieza a concebir la arquitectura como medida preventiva de salud», explica Gasalla, CEO de Galöw, un estudio de arquitectura que acaba de reformar el lobby y la planta ático del Hotel Puerta América (Madrid) implantando numerosos elementos orientados a que este establecimiento se diferencie por aportar salud a sus huéspedes

¿Qué elementos podemos incorporar al hogar o a la oficina para mejorar nuestra salud?

Podemos tomar muchas acciones con relación al confort térmico, al confort acústico, a la iluminación, al agua, a la calidad del aire y a la composición de los materiales. Si por ejemplo elegimos el agua, podemos poner filtros de carbón activo o de ósmosis inversa, o ambos, para mejorar su calidad. En cuanto a los materiales, podemos buscar que estén libres de compuestos orgánicos volátiles, fijándonos en su composición o en diversas etiquetas que certifican que han sido fabricados libres de estos compuestos.

Hay otros cambios más sencillos, como facilitar la ventilación y permitir la entrada de la luz solar en el hogar. Mi bisabuelo, que era médico, solía decir que «donde entra el sol, no entra el médico». Los rayos ultravioleta contribuyen a la eliminación de las bacterias que se van concentrado en los espacios cerrados.

(Entrevista publicada en Expansión, mayo 2019)