Archivo de la etiqueta: Arquitectura saludable

El pasado 8 de abril impartí a técnicos del Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid una clase sobre arquitectura saludable, neuroarquitectura y senior living .

Durante la clase, expliqué los antecedentes históricos de la arquitectura saludable y los avances en neuroarquitectura que nos permiten en la actualidad diseñar y construir espacios pensando en la salud y bienestar físico, mental y social de las personas.

Además, tuve oportunidad de poner en valor el trabajo del Observatorio de Arquitectura Saludable (OAS) , que presido, y proponer un par de dinámicas de grupo para reflexionar sobre la importancia de factores como la luz, la biofilia o el confort acústico a la hora de elegir vivienda o la conveniencia de desarrollar un marco regulatorio en este sentido.

Los participantes en la clase mostraron un gran interés por la posibilidad de mejorar, a través de la arquitectura y el urbanismo saludable, la calidad y esperanza de vida de los ciudadanos.

El pasado 3 de abril tuve el placer de volver a intervenir en el programa «Con I de Inmobiliario» que dirige y presenta Elena Fraile en Radio Intereconomía.

Como presidenta del Observatorio de Arquitectura Saludable (OAS) expliqué por qué es importante que la arquitectura saludable, la neuroarquitectura y todos sus indicadores se incorporen al mercado inmobiliario.

Además, comenté las actividades del OAS y anuncié la celebración el próximo 3 de octubre del I Congreso Nacional de Arquitectura Saludable y Neuroarquitectura.

Compartí micrófonos con Consuelo Villanueva, directora de Instituciones y Grandes Cuentas de Sociedad de Tasación; Ferrán Font, director de Estudios de Pisos.com; Jorge González-Iglesias, CEO y Cofundador de Gibobs Allbanks y Aitor Fernández, portavoz de TaxDown.

Escuchar el programa íntegro

En este nuevo reportaje para Hola.com explico cómo debe ser nuestro despacho o zona de trabajo en casa.

Como bien sabe la neuroarquitectura, el entorno físico influye en nuestras emociones, cognición y bienestar general. ¿Cómo debe ser el despacho en casa en la cada vez más extendida modalidad de teletrabajo en España? Sin duda este no tiene por qué resultar un espacio frío y sin personalidad, “al contrario, diseñamos cada espacio a medida de las necesidades y gustos, capaz de cuidar, inspirar y obtener lo mejor de la persona que va a usarlo”, afirma Rita Gasalla, arquitecta CEO en Galöw, presidenta del Observatorio de Arquitectura Saludable (OAS) y la experta consultada para realizar este reportaje.

¿Cómo crear una zona que motive trabajar en casa?

“El despacho, o la zona de trabajo, es uno de los espacios que más nos demandan cuando diseñamos viviendas en Galöw. Hay una nueva cultura laboral que ha trasladado la oficina a nuestra casa, total o parcialmente, durante unas horas o unos días al mes. Así es que necesitamos tener una zona reservada a trabajar, sin olvidar que va a forma parte de nuestra vivienda”, afirma Rita.

Dos premisas son primordiales para potenciar la productividad:

  • Resulta recomendable que la oficina en casa no esté en el mismo lugar en el que dormimos.
  • Debemos buscarle un espacio luminoso, sin ruido y confortable en todos los sentidos. En definitiva, un espacio que nos facilite la concentración y que favorezca nuestros procesos cognitivos, nuestro bienestar y nuestra privacidad.

Leer reportaje completo

Como presidenta del Observatorio de Arquitectura Saludable (OAS), impartí el jueves 14 de marzo una clase de neuroarquitectura y Arquitectura de Elección al equipo de AEDAS Homes, socio patrocinador del Observatorio, en su sede del Paseo de la Castellana de Madrid.

Durante la clase, tuve oportunidad de explicar los fundamentos de la neuroarquitectura, cómo nuevo cerebro reacciona en los espacios construidos, y cómo sabiendo qué emociones provoca el entorno físico, podemos diseñar y construir viviendas y oficinas que nos cuiden y nos sanen. Además expliqué qué es la Arquitectura de Elección, una arquitectura que propone las opciones más saludables en el diseño de espacios públicos y privados.

Un placer volver a AEDAS Homes para continuar con la formación que ofrecemos desde el Observatorio a nuestros socios patrocinadores.

Comparto este artículo escrito para Aretha Explora, plataforma de Aretha, como presidenta del Observatorio de Arquitectura Saludable (OAS). En él explico cómo la neuroarquitectura y la arquitectura saludable aplicada a los espacios de trabajo impactan en la salud y bienestar de las personas y en los buenos resultados de las empresas.

Frecuentemente visualizamos los espacios de trabajo como lugares “inteligentes”, donde se emplea la tecnología más avanzada y se reducen costes de funcionamiento e impacto medioambiental. Sin embargo, nos falta incorporar un concepto fundamental: saludable. Porque no podemos calificar de inteligentes o avanzados a los espacios que no cuidan de las personas.


Los espacios de trabajo, en los que pasamos buena parte de nuestras vidas, deben responder a las necesidades de quienes los ocupan, siendo flexibles (para permitir distintas formas de trabajar), atractivos (para seducir y fidelizar al talento emergente), colaborativos (favoreciendo la comunicación y conexión de los equipos) y únicos, ofreciendo la mejor experiencia de usuario.


Gracias a la arquitectura saludable y la neuroarquitectura conseguirlo, sin un incremento de costes significativo, es posible. La clave es incorporar los criterios en los que nos basamos, para diseñar y construir los espacios desde estos preceptos. El objetivo es conseguir un workplace saludable e innovador, un espacio anti estrés que potencie la creatividad y el compromiso con la empresa.

Resulta fácil comprender que al favorecer los ambientes amables con las personas (a nivel físico, mental y social) estamos potenciando el buen funcionamiento y la productividad de las organizaciones. Aunque aún queda mucho camino que recorrer, afortunadamente las empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de proteger y potenciar su capital humano para ser más competitivas.


Este convencimiento está basado en numerosos estudios que certifican el impacto que la arquitectura saludable y la neuroarquitectura tienen en las personas, y que difundimos y explicamos desde el Observatorio de Arquitectura Saludable (OAS). Nuestro objetivo es democratizar estos principios, que contribuyen al bienestar, calidad y esperanza de vida de los ciudadanos, sin descuidar ni la protección del medio ambiente ni la cuenta de resultados empresariales.


¿Cómo es posible aunar todo esto? Algunos de los principales factores son estos: calidad del aire (una buena calidad del aire además de proteger nuestra salud puede incrementar la productividad entre un 8% y un 11%); confort higrotérmico y acústico (trabajar en espacios ruidosos puede reducir la eficiencia hasta en un 60%); luz (la calidad, color, intensidad y dirección de la luz condiciona nuestro confort visual, es fundamental para descansar y evitar problemas físicos y mentales que mermen nuestro rendimiento) y biofilia (la naturación de los espacios beneficia a nuestra salud y estado de ánimo y puede aumentar el rendimiento hasta un 15%).

Hay muchos otros factores importantes (materiales, ergonomía, colores, orientación…) que tenemos en cuenta a la hora de diseñar los espacios. La neuroarquitectura analiza científicamente, con datos medibles, cómo los entornos pueden modificar nuestras emociones y procesos cognitivos. Con esos datos podemos diseñar espacios que nos hagan sentir relajados, alegres y cómodos.

Leer artículo completo